Thursday, February 07, 2013

¿La gramática aplica o se aplica?


Esta traviesa palabrita –gramática– constituye uno de los términos más usados de nuestra industria, y muchos de nosotros no sabemos bien a bien lo que significa. La gramática es, simplemente, el conjunto de reglas combinatorias que deben seguirse para utilizar una lengua. Podemos pensar en ella como el instructivo de un idioma, así de sencillo. Cada idioma funciona con reglas distintas, lo cual nos complica las cosas a los intérpretes, traductores y lingüistas, porque si todas las lenguas siguieran las mismas reglas y sólo se cambiaran las piezas del juego –las palabras–, en realidad no habría problema alguno: sólo necesitaríamos una memoria de elefante para aprendernos el vocabulario en distintos idiomas o, mejor aún, un diccionario. Pero no, no es así de sencillo, ¡ni así de aburrido!
Para ilustrar las diferencias entre las reglas o instructivos de los idiomas, hemos pensado en un ejemplo que muestra cómo los verbos actúan de formas distintas en inglés y en español, en este caso. Pues bien, el verbo que hoy nos ocupa es aplicar. Varias cosas se han dicho respecto a este verbo, que a primera vista tan sencillo nos parece. La más común de ellas es que los significados de apply y aplicar difieren en cierto aspecto: en inglés, we apply for a position; en español, NO aplicamos para una posición (recuerdo haber oído esta oración en las oficinas de United Airlines, y me resultó tan molesta como el chillido de un gis en un pizarrón), sino que solicitamos un puesto. A pesar de la frecuencia con que oímos que alguien aplicó para una posición, para una beca o para un lugar en alguna institución educativa, este uso del verbo es absolutamente incorrecto, pues aplicar no significa solicitar. Quisiera que las negritas fueran más obscuras y gorditas; ¡cómo me gustaría colocar esta oración (¡aplicar no significa solicitar!) en una luminaria que estuviera a la vista de todo hispanoparlante!
Permítanme hacer un paréntesis. Tengo la impresión de que a veces queremos mostrar que conocemos otro idioma hablando mal el nuestro. ¡Qué pésima costumbre! Pero cuán seguido oigo oraciones como la que menciono en el párrafo anterior. ¡Cuán seguido! Y para desgracia de nuestro idioma, queridos lectores, éste es sólo un caso entre miles. Comparto con ustedes otras frases incorrectas en nuestro idioma: usar diferentes gorras (que significa usar varias cachuchas distintas, no desempeñar diferentes funciones), tocar base (que no significa consultar con alguien, sino simple y llanamente tocar alguna base, dicho de una manera que viola la sintaxis del español, pues hace falta un artículo), al final del día (que se ha vuelto sumamente común y se refiere a los últimos momentos del día, y no a lo que corresponde a un sencillísimo después de todo), etc.
Pero volvamos a lo que hoy nos atañe: el ejemplo de lo que quiere decir gramática mediante el uso del verbo aplicar. Cuando expusimos la diferencia de significados entre apply y aplicar, hablamos en un plano semántico, no gramatical. ¿A qué nos referimos? Ah, pues a que el mal uso de aplicar como solicitar tiene que ver con el significado de las palabras, no con la posición que ocupan ni con los elementos que necesitan para funcionar en la lengua. Veamos otro ejemplo para que esto quede más claro. Elegiremos un ejemplo que oímos todos los días, y que incluso es probable que hayamos utilizado hoy mismo: aplican restricciones o tus criterios no aplican. ¡Ahora sí vamos a entender qué es la gramática! Bueno, lo primero que necesitamos explicar es que, para que los verbos funcionen, necesitan un sujeto que ejerza la acción expresada por el verbo. Ésa es la primera regla, la primera instrucción del juego para poder mover las piezas que reciben el nombre de verbos. ¡Pero este juego no es tan sencillo! La segunda instrucción es que algunas de estas piezas llamadas verbos necesitan, además de un sujeto, un objeto directo. Algunos de los verbos pueden necesitar sólo un sujeto en ciertas ocasiones, mientras que en otras pueden requerir un objeto directo. Veamos un ejemplo con el verbo correr:
a)    Luz E corre todas las mañanas.
b)   Luz E corre los 100 metros planos.
En ambos casos, el sujeto de la oración es Luz E. En la oración a) no se dice qué corre Luz E, pues Luz E no corre nada, simplemente corre. Además nos dicen que lo hace todas las mañanas, pero no se puede correr a las mañanas, de forma que la frase todas las mañanas no es el objeto directo sino un complemento circunstancial. En resumen, no hay objeto directo. Los verbos que no requieren objeto directo reciben el nombre de verbos intransitivos. En el ejemplo a), el verbo correr funciona como intransitivo. En cambio, el ejemplo b) nos dice qué corre Luz E: los 100 metros planos, frase que funciona como objeto directo. Por lo tanto, en el caso b), el verbo correr funciona como verbo transitivo.
Y así como hay verbos que pueden moverse de las dos formas en el tablero –de forma transitiva e intransitiva–, también existen algunos que sólo tienen permitido uno de los dos movimientos. Regresemos a nuestro verbo: aplicarEl verbo aplicar es transitivo. Para dejarlo bien claro, la transitividad significa que un verbo de esta naturaleza necesita un objeto directo. Es decir, el verbo aplicar necesita forzosamente un objeto directo. Veamos los siguientes casos:
c)    *Aplican restricciones.
d)   *Tus criterios no aplican.
Vamos al meollo del asunto. El verbo aplicar necesita sujeto y objeto, de manera que ES INCORRECTO utilizarlo como en los ejemplos c) y d). En el primero, al decir que aplican restricciones, no sabemos quiénes aplican las restricciones. En realidad, lo que queremos es desplazar el sujeto, lo cual se puede lograr, pero con una tercera instrucción: debemos convertir el verbo en intransitivo pronominal. ¿Estamos hablando en chino? Lo único que queremos decir es que, para que esta estructura sea correcta, debemos aplicar la partícula seSE aplican restricciones. Lo mismo con el segundo ejemplo: Tus criterios no SE aplican en este caso.
Pues bien, querido lector, esperamos no haberte mareado. Ojalá que hayamos logrado dejar claro lo que recapitulamos a continuación:
  1. La gramática es el conjunto de reglas que deben seguirse para colocar y combinar correctamente los elementos de una lengua.
  2. El verbo aplicar no significa solicitar.
  3. Aplicar es transitivo, así que la oración aplican restricciones es incorrecta. Debe ser SE aplican restricciones. De ahora en adelante, no digas eso no aplica, que es un yerro gramatical, sino eso no SE aplica.
  4. La traducción literal de las frases idiomáticas no funciona más que con el sentido textual de las palabras que las componen. ¡Pero de esto hablaremos en otra ocasión!
(Luz E no corre ni los 100 metros planos ni todas las mañanas.)

2 comments:

Bugalú Peniche said...

¡Brillante, nutritivo y tonificante! Gracias, señora, por su luz. Aprovecho para señalar una costumbre curiosa entre los hablantes de mi pueblo:

Si su madre no está presente, el niño mimado dice: "¡Yo no meriendo hasta que no venga mi mamá!". Note, señora policía, la extraña doble negación. Por supuesto que es incorrecta, digo yo; pero lo cierto es que la gente la usa con mucha naturalidad.

Mariposa said...

Cierto, don Bugalú. El otro día hablaba con mi hermano de los errores que cometemos con la preposición "hasta". Parece que esos errores se dan en México solamente. Pero en mi manera de ver las cosas, los errores lingüísticos dejan de serlo cuando adquieren una función en la lengua y no presentan lugar a confusiones. Creo que en México, ese uso "incorrecto" de "hasta" se entiende bien y tiene una función que parece enfática. ¿O usted qué opina?